5 MITOS SOBRE LOS IMPLANTES MAMARIOS

Una de las inquietudes más frecuentes en las mujeres es mejorar la zona de las mamas, pero existen dudas y temor, pues hay mucha información circulante acerca de los implantes mamarios, hoy despejaremos algunos, mitos:

 

   1.- ¿Los implantes mamarios modernos son permanentes y no es necesario cambiarlos?

Lo real es que al implante, no le ocurrirá nada y por su manufactura es casi nula la probabilidad de una ruptura, pero si bien esto es cierto, también lo es, que estamos frente a un dispositivo biomédico colocado en una mujer biológicamente activa y se producen una serie de procesos alrededor del implante que ameritan una evaluación anual y cambio después de 10 a 15 años o cuando se presente algún tipo de incomodidad o situación fuera de lo normal.

 

  1. ¿Los implantes mamarios interfieren con la lactancia?

No, definitivamente el implante de mama no impide la lactancia en lo absoluto, ya que la técnica quirúrgica para la colocación del mismo no afecta las glándulas encargadas de la producción y transporte de la leche a los pezones, por lo que el amamantamiento se realiza perfectamente bien.

  1. ¿Las mamas pierden sensibilidad por el implante?

En el post operatorio inmediato y temprano (hasta 6 meses) es posible que la sensibilidad se altere temporalmente, pero esta se recupera.

  1. ¿El implante que me colocaron evitará que mis senos se caigan?

Independientemente de la presencia o no del implante, las mamas en mayor o menor grado van a descender con los años, dependiendo del peso y volumen de la glándula mamaria, la elasticidad de la piel de la mujer, las fluctuaciones de peso, siempre habrá un descenso de milímetros o un par de centímetros.

  1. ¿Se pueden colocar implantes desde los 15 años?

Para realizar una cirugía de aumento mamario es necesario haber completado el desarrollo biológico y si bien la mayoría de las mujeres a los 15 años ya lo completaron, la madurez emocional toma más tiempo en desarrollarse y es muy importante este factor, para poder entender el proceso de esta cirugía, por lo tanto, la edad ideal es después de los 18 – 20 años.

Frente a la cantidad de dudas, mitos y verdades en torno a esta cirugía, la evaluación y el consejo de tu cirujana son vitales para juntas decidir la mejor alternativa para ti.